Fuente: Infonegocios

En un mundo donde todo se replantea y varias cosas se adaptan a los nuevos tiempos que corren, los perfumes no son la excepción. Adriana Lopardo, alquimista -como ella se define- lanzó las primeras fragancias de lujo con un eje central: no tienen género y no siguen ninguna regla. Te contamos.

Adriana Lopardo se autodefine como alquimista y emprendedora. “Elegí crear Blind como parte de un camino de realización personal”, sostiene sobre la primera casa perfumista de Argentina en desarrollar fragancias de lujo sin género y sin reglas.

¿Cómo es ser alquimista en el siglo XXI? Lopardo cuenta: “Quería ser protagonista en el mundo creativo de los aromas. Me inscribí en un curso de perfumería en la Asociación Argentina de Químicos Cosméticos, para adquirir conocimientos técnicos”.

Además, agrega: “En paralelo investigué mucho el mercado de fragancias de autor, y me convencí de que yo también podía crear una propuesta de fragancias totalmente originales y súper premium, para un público que busca permanentemente referenciarse de manera exclusiva”.

En cuanto al objetivo de BlindAdriana cuenta: “Buscamos romper con las convenciones de la tradición en perfumería: así como no hay colores de mujer o de hombre, tampoco hay notas femeninas o masculinas”. Otro dato de color es que todos los perfumes son 100% veganos y sin crueldad animal.

¿Por qué “Blind”? Adriana advierte que “el nombre Blind -ciego en inglés-, es para abrirle el camino al olfato porque trabajamos con aromas, en un mundo plagado de estímulos visuales. Pero también dejarle lugar a los otros sentidos, como el tacto, por lo cual trabajamos con el braille en la comunicación de nuestro packaging, y al oído, linkeando una fragancia con un ritmo latinoamericano, a través del nombre de cada perfume”.

Hasta el momento tienen seis tipos distintos de fragancias: BossaLandoMentoMilongaSon Xote. Este mes tienen el objetivo de lanzar tres perfumes más (PuntoRumba Candombe).

Las fragancias se pueden adquirir de manera online en Argentina desde el eshop de la marca o en los puntos de venta que hay en Argentina y Uruguay: Paul French Gallery (Palermo), Paul Beach (La Barra, Punta del Este, Uruguay) y Magma (José Ignacio, Uruguay).

 

¿Cruzan el charco?

“Además de Argentina, ya estamos en Uruguay y proyectamos llevar la marca a otros países limítrofes como Chile. Próximamente vamos a abrir nuestro showroom en la Ciudad de Buenos Aires, y ya estamos trabajando en la producción en Europa, para entrar a ese mercado”, sostiene Lopardo.