Fuente: Marie Claire

Hay notas que ganan poder según las temperaturas. Aquí, consejos para elegir la mejor fragancia para las estaciones más frescas del año.

¿Seguramente notaste que nuestro comportamiento cambia con las estaciones y las diferentes temperaturas? En el calor, tendemos a emocionarnos más y comenzamos a elegir una dieta más fresca y ligera … En invierno, todo lo que queremos es estar tranquilos y rodeados de comodidad y calidez ya sea en la ropa o como en el plato. También buscamos otra gama cromática a la hora de vestirnos o también maquillarnos.

Y nada más natural que llevar este comportamiento a la elección del perfume también. Las notas más densas y con mayor carácter como el ámbar y las amaderadas son las más elegidas para esta época. Se les suman las de tabaco, sándalo, la pimienta negra y el vetiver. La idea es que al olerlas nos sintamos inmediatamente en casa, que la  experiencia olfativa sea acogedora. Por lo general, las notas frutales, florales y gourmand se dejan por un tiempo de lado hasta que retorna el invierno.

Las colonias y los splash dejan espacio para los Eau de Toilette y más que nada por los Eau de Parfum, que tienen una mayor concentración de fragancia en su jugo. En materia de fragancias femeninas ganan terreno los acordes dulces y aparecen notas florales específicas como las rosas y la  violeta.

Adriana Lopardo de Blind Fragances aporta: «En mi caso la fragancia que estoy usando en este momento de mi colección se llama Lando y tiene notas de tabaco, cuero, especias, maderas blandas, haba tonka, musk y vainilla».

La especialista suma que desde la firma buscan romper con los paradigmas de la perfumería tradicional, aunque explica que existe una tradición que se suele asociar con fragancias amaderadas, aromáticas, animálicas en esta época.

«Por mi parte invito a romper con estos preconceptos y no caer en los rótulos, aceptando que cada estación del año nos puede interpelar de modo distinto y personal, abriendo el juego a combinar fragancias según nuestros gustos y preferencias«, explica.

Por supuesto, la elección de cada fragancias tiene que ver con lo emocional y cada uno es dueño de elegir su propia aventura olfativa.